noticias-antioquia 29 octubre, 2020



Con la llegada del invierno, el frío se apodera de varias partes del hogar. Es por eso que mantener una temperatura adecuada se vuelve una prioridad. Hay dispositivos y elementos decorativos que se pueden emplear para conseguir este objetivo.

Los niveles correctos de temperatura en la vivienda son cruciales para el confort. Tener índices inadecuados puede interferir en las actividades diarias como, por ejemplo, conciliar el sueño.

Así apunta un estudio realizado por el Centro de Investigación de la Universidad Tohoku Fukushi, en Japón. En esta se concluyó que “el entorno térmico es uno de los factores más importantes que pueden afectar el sueño”. Ya sea demasiado calor o frío, estos pueden aumentar los niveles de vigilia y disminuir el tiempo de las diferentes fases del sueño.

El trabajo y el estudio también pueden verse afectados si se desarrollan en un entorno con temperaturas extremas. Lograr los niveles óptimos dependerá del lugar, de la sensación térmica, humedad y otros. Sin embargo, hay recursos que ayudan a aumentar la calidez en los espacios.

El arquitecto José Antonio Rivas, especialista en interiorismo, señala que para optar por la mejor estrategia, se debe analizar la ubicación. En ese sentido, si la vivienda está en un lugar frío o alto, requerirá de más recursos. Incluso inciden los materiales con los que está construida.

Las chimeneas, una forma de abrigar y decorar

Ahora no se requiere reformar la sala u otra estancia para instalar una chimenea. Los diseños actuales son eléctricos o funcionan con bioetanol, un combustible que no genera hollín ni humo. Hay modelos portátiles ideales para transportarlos de un lugar a otro, según se requiera.

Hay otros diseños que se instalan en la mesa de centro o que se empotran, todo dependerá del presupuesto, pero para cualquiera de ellos no se requieren grandes intervenciones.

Para el arquitecto Rivas, las chimeneas son una buena opción porque además de brindar calor; son piezas decorativas que logran un ambiente acogedor y elegante.

Cortinas, alfombras y cojines, pequeños cambios con buenos resultados

Otra estrategia es colocar alfombras, cojines y cortinas con textiles abrigados. Las primeras se encuentran de diversos tamaños, colores y materiales. Se recomienda colocarlas al pie de la cama, bajo el escritorio de trabajo e incluso en el baño.

Para esta última estancia hay materiales específicos que incluso ayudan a atrapar la humedad.

Para lograr calidez se aconsejan materiales como lana, algodón y fieltro.

Los cojines son otro elemento que ayudan al calor de las habitaciones. Basta con cambiar los cobertores por telas afelpadas y gruesas y ubicarlos en los sofás y camas. Lo mismo sucede con las cortinas. Se aconseja optar por telas aislantes, espesas y gruesas. Un ejemplo son las de tipo ‘black out’.

Calefactores para un control térmico eficiente

Los calefactores son otra alternativa. Aunque implican una mayor inversión, en la actualidad hay modelos de bajo consumo energético. Se puede optar por una climatización con infrarrojo o con tecnología de convección.

Los diseños de infrarrojo se pueden ubicar en diferentes puntos de la casa como el techo, esquinas en la sala o estudio e incluso hay portátiles. Los otros modelos son placas que se instalan en la pared y que se regulan y programan según la necesidad.