noticias-antioquia 20 octubre, 2020



Ya sea un huerto urbano, un jardín o un área verde más generosa, el mantenimiento y riego es esencial en cualquier época del año. Los últimos meses del año se consideran temporada invernal, en la que el cuidado de estas zonas tiene otro tipo de consideraciones.

Sandy Espinoza, directora del proyecto Jardines Silvestres Quito, brinda algunos consejos e ideas sobre cómo mantener el jardín en esta época del año. Indica que cuando empieza la temporada de lluvia conviene planificar el mantenimiento.

Un paso importante es abonar. Hay que tomar en cuenta el tipo de abono a utilizar, es decir, si es natural (compost) o comercial. A partir de eso se añade la cantidad adecuada según el tipo de planta que se tiene. El sobrepasarse en las cantidades generará que se quemen o marchiten.

En esta época se puede aprovechar para podar, remover desechos orgánicos como hojas y flores secas, insectos, entre otros, que estén acumulados alrededor de la vegetación. También es una buena idea retirar la mala hierba que haya podido crecer para evitar que con el agua lluvia crezca mucho más.

Asimismo, se recomienda trabajar en la tierra. Espinoza señala que se pueden crear surcos a manera de canales para evitar que el agua se acumule y pueda circular mejor. Esto ayudará a que las plantas se mantengan sanas y que no se pudran por el exceso de agua. Otro consejo es colocar gravilla, este recurso permitirá mantener la humedad en la tierra cuando haya días de sol.

Por otro lado, este tiempo puede resultar ideal para ahorrar agua potable. Aprovechando la lluvia, puede ubicar contenedores para recolectar líquido y luego emplearlo para el riego.

Proteja las plantas delicadas de las fuertes lluvias

Debido a que algunas precipitaciones pueden ser fuertes e incluso estar acompañadas de granizo, es conveniente crear espacios de protección.

Para evitar daños, la directora de Jardines Silvestres indica que se puede crear una especie de invernadero, si se cuenta con el espacio suficiente, para ahí colocar y proteger a las especies más delicadas. Aquello porque el impacto del agua y granizo pueden desprender hojas o flores. Basta con una estructura que puede ser de palos de madera reciclados y cubrirla con plástico.

Finalmente, la época de lluvia también puede ser una oportunidad para iniciar un jardín o huerto urbano, aprovechando la humedad de la tierra pues es ideal para abonar y sembrar. Un consejo es partir de un bosquejo o diseño.

Espinoza promueve el uso de especies nativas pues son más resistentes ya que están adaptadas al entorno y aportan a conservar incluso la fauna urbana y local. Hay que tomar en cuenta las necesidades de la planta como la cantidad de luz, sombra y de agua, para así escoger la que mejor se acople al espacio disponible.