noticias-antioquia 26 septiembre, 2020



Con la llegada de la pandemia, el mundo virtual tomó mayor relevancia a escala global. Con más aplicaciones y páginas web activas, las personas enfrentaron un nuevo reto de seguridad: mantener activas diferentes contraseñas que sean fáciles de recordar para ellos pero que sean difíciles de descifrar para un ciberdelincuente.

Hay usuarios que escriben contraseñas sencillas para recordarlas fácilmente. Sin embargo, esto no es recomendable debido a que se pueden descifrar de manera rápida y ponen en riesgo la información personal.

Sobre este aspecto, varios expertos dan recomendaciones para crear contraseñas seguras y programas para mantenerlas a salvo de ciberdelincuentes. Édgar Llanos, ingeniero informático, recomienda que la contraseña tenga ocho caracteres o más, puede ser cualquier combinación de letras, números y símbolos.

Hay que evitar las secuencias como, por ejemplo: 1,2,3 o 3,6,9. Tampoco hay que utilizar secuencias de teclado, es decir, no usar las teclas que aparecen en la misma línea: q,w,e,r,t.

Tampoco se aconseja poner una contraseña que el usuario haya usado antes.

Una clave segura debe ser fácil de recordar para el usuario, pero prácticamente imposible de adivinar para otra persona.

Las cuentas importantes deben tener una contraseña diferente para cada una, como en el caso de la cuenta de correo electrónico y la banca en línea.

Los especialistas afirman que las contraseñas largas son más seguras. Para que así sea y para recordarlas se puede usar la letra de una canción o un poema, el pasaje de un libro, etc.

No hay que elegir contraseñas que sean fáciles de adivinar por personas conocidas o capaces de encontrar información en redes sociales.

Nunca se debe usar un apodo personal o las iniciales del nombre, el nombre de un hijo o de una mascota, años o fechas de cumpleaños, tampoco nombres de una calle o ciudad relacionada al usuario.

El tecnólogo informático César Pulupa dice que en el caso de que cueste recordar muchas contraseñas por la cantidad de aplicaciones, dispositivos y programas a los que se accede, se pueden usar herramientas para guardarlas y administrarlas.

A través de un correo o un número telefónico de recuperación se puede detectar actividad inusual en la cuenta. Es lo que hace Google para evitar que las personas pierdan su contraseña o cuando se sospecha de un uso indebido por terceros.

En general, los gestores de estas claves son una solución para la molestia de tener que recordar todos los números y letras de los servicios en línea.

Un administrador de contraseñas es una aplicación creada con el objetivo de almacenar claves de diversos ambientes como sitios web, programas, cuentas de correo, cuentas bancarias, todo esto protegido con una contraseña maestra.

Uno de los puntos importantes a considerar en un administrador de contraseñas es el nivel de encriptación que usará, ya que de esto depende la seguridad de nuestras claves.

Todos los administradores, por lo general, usan encriptación AES-256, la cual ofrece altos niveles de seguridad.

El experto explica que algunos administradores de contraseñas pueden causar problemas debido a sus interfaces complicadas y hasta ponen en riesgo los datos, privacidad y dinero.

Otro punto a tomar en cuenta es que existen gestores de contraseñas para Windows, Linux, Mac, iOs y Android. Los más confiables sirven para la mayoría de estos sistemas operativos.

Entre los administradores de contraseñas para Windows destaca Dashlane, que está disponible para sistemas Windows, Mac y Android. De igual manera, ofrece encriptación AES-256 y permite realizar un seguimiento a las claves independientemente de su uso.

Además, posibilita importar las contraseñas directamente desde diversas plataformas. Incluye la función de autocompletar las claves, lo que ahorra tiempo al evitar escribirlas. Genera alertas de seguridad a través de correo electrónico o mensajes de texto. Además de las contraseñas, se puede usar también para almacenar otra información personal e información de pagos, para no tener que rellenar formularios en línea. También permite guardar notas, documentos y archivos adjuntos. Esta herramienta incluso monitorea la Internet oscura y envía alertas personalizadas si descubre que se han filtrado o han vendido los datos del usuario. Este gestor tiene una versión gratuita que permite guardar hasta 50 contraseñas.

En cambio, para el sistema operativo de código abierto Linux se cuenta con el administrador de contraseñas Spideroak. Es una aplicación multiplataforma de seguridad de claves que podremos usar en ambientes Linux, Windows, Android, iOS y Mac.

Spideroak ofrece una interfaz de uso sencilla con los mejores niveles de seguridad. Incluye un generador de contraseñas seguras. Está disponible para todos los dispositivos y sin límite de uso. Además, permite el inicio de sesión sin cuenta de correo electrónico. Cuenta con encriptación AES-256.

Mientras tanto, para iOS y Mac, entre los administradores de contraseñas recomendados está LogMe. Es gratuito en equipos móviles. Toda la gestión de las claves estará protegida por un sistema de encriptación. Soporta autenticación de dos pasos entre SMS, PIN, huella, etc. Incluye la posibilidad de compartir la contraseña, un generador de claves seguras y sincronización entre múltiples dispositivos.

En cambio, para el sistema operativo Android el riesgo de las contraseñas surge del uso de redes sociales y la fuerza que ha tomado el empleo de acceso a aplicaciones móviles. Para mejorar la seguridad de las claves en este sistema está 1Password. Sus niveles de seguridad son catalogados como uno de los mejores por Play Store.

1Password cuenta con generador de contraseñas seguras y posibilidad de rellenarlas. También permite usar la huella para el desbloqueo y se puede acceder desde múltiples dispositivos. Puede ser instalada en Windows, Mac o iOS. Cuenta con más de 12 categorías para almacenarlas. Por último, es compatible desde Android 4.1 en adelante. Usa encriptación AES-256.