noticias-antioquia 23 septiembre, 2020



Desde el 16 de marzo hasta el 31 de junio del 2020, es decir todo el segundo quimestre del ciclo anterior, las clases fueron no presenciales, para los alumnos de Sierra y Amazonía. Eso ha implicado, que en el mejor de los casos, los padres teletrabajen, mientras los hijos se conectan con sus maestros, de modo virtual.

En este nuevo período 2020-2021, los padres ya vivieron la experiencia, también los planteles. ¿Cuál es el punto de equilibrio entre el acompañamiento que hay que darles? ¿Cuán pendientes deben estar de los chicos, cuando tienen al profesor al otro lado de la pantalla? Silvia Tapia, psicóloga de Crecemos y catedrática universitaria, brindó recomendaciones a madres, padres y otros cuidadores, de chicos en edad escolar y colegial.

¿La madre, el padre o cuidador de los estudiantes deben estar junto a ellos, mientras transcurren las clases?

Para seguir clases en línea se requiere motivación y autorregulación, más que nada en educación inicial, primaria e incluso en los primeros años de colegio. Los chicos de ese nivel educativo no están lo suficientemente maduros, por lo que el papel del padre de familia es fundamental. En la escuela ese proceso lo trabaja el docente, pero con clases virtuales es difícil que pueda controlar todo. Al profesor no le es factible meter su mano a través de la pantalla del computador para dar indicaciones puntuales.

¿Cuál es el papel del padre de familia en medio de las clases virtuales de su hijo?

De acompañamiento, según la edad y el nivel de madurez de cada chico. Eso se va regulando con el tiempo y el trabajo en casa, no funciona igual para todos. El objetivo es que lleguen a desenvolverse de modo autónomo, pero mientras la autorregulación se va fortaleciendo, los padres o cuidadores deben ayudarles, para manejar el control de impulsos. Por ejemplo, explicarles que no está bien que estén cambiando el fondo de pantalla, escribiendo en el chat de la plataforma, interrumpiendo a la maestra. El otro día en una de las clases de mi hija, una compañerita le dio la vuelta a la pantalla y aparecía de cabeza y todos los demás querían hacer lo mismo. Hay que ir regulando esos comportamientos, en algún momento el niño madurará lo suficiente, ganará autoconciencia. Son funciones que los profesores cumplían en las aulas, en la modalidad presencial. Ahora es más complicado.

¿Qué pasa en el caso de los niños con necesidades educativas especiales o con los de educación inicial?

Los niños de educación inicial necesitan más acompañamiento, el cuidador debe estar junto a él. En el caso de los estudiantes, que requieren adaptaciones curriculares, también es importante la presencia del padre.

¿Qué deben enseñarles a sus hijos los padres, para que sean más autónomos en las clases desde casa?

Los padres están teletrabajando y no pueden quedarse todo el tiempo junto a ellos, entonces hay que enseñarles a preguntar al profesor cuando no entienden algo, también a pedir ayuda.

¿Cuál es el error que están cometiendo algunos padres de familia?

No es recomendable que los padres de familia se sienten junto al niño durante sus clases virtuales. En algún momento, cuando esté más controlada la pandemia del covid-19, las clases volverán a ser presenciales. Y no podemos dejar que los estudiantes se acostumbren a trabajar en clase junto con adultos, lo que requieren es guía, irles enseñando a manejarse solos.

¿Algún consejo sobre el lugar designado para que reciban clases y hagan tareas?

Deben estar cómodos en un espacio acondicionado de la casa; evitar que sus pies queden colgados porque se pondrán a jugar; en lo posible que no usen sillas giratorias, pues también es un distractor. Y reiterarles que en clase deben concentrarse para entender y que luego en los espacios libres, recesos, podrán distraerse.

¿Qué opina de que algunos padres o abuelos hagan críticas a los chicos, del tipo: siéntate bien, no te muevas, no muerdas el esfero, no hagas bromas, siéntate derecho?

Los padres y abuelos no conocen de pedagogía y se angustian mucho porque esperan que los niños tengan un comportamiento similar al de un adulto. Es mejor hablar con ellos minutos antes de las clases, explicarles que deben mantener una correcta postura al sentarse, si están encorvados todo el tiempo, muy pegados a la pantalla, presionan sus pulmones, no se oxigenan bien, se cansan más rápido. También es importante saber que la maestra está pendiente de lo que pasa con todos, siempre y cuando no sean muchos niños. En clases de más de 15 niños es más difícil, por eso lo mejor sería dividir en grupos a los estudiantes, para que sea una clase interactiva.

¿Hay clases en las que los padres debieran poner más atención?

Depende de cada niño, si sabemos que nuestro hijo es hiperactivo, quizá es mejor estar cerca en la clase de educación física, para ver si sigue las instrucciones. En matemática y gramática, el estudiante requiere más concentración. Una recomendación es tratar de escuchar lo que pasa en la clase desde otro espacio de la vivienda. Y al final del día de escuela preguntarle cómo te fue, qué te enseñaron, qué estuvo complicado. En lo posible ayuda que algún cuidador escuche las clases que se le complican más al niño, para que luego si se confunde, explicarle. Pero siempre es mejor que le enseñen a preguntar al maestro en clase, si algo no queda claro, también tomar apuntes. Los padres son un auxiliar, un complemento de los profesores.

¿Es decir no deben ocupar el mismo espacio en la casa, padres e hijos?

Hay que hacer un acompañamiento, pero no estar pendientes de toda la clase. Yo estoy teletrabajando en el gimnasio y ella en el comedor. Tengo un parlante y escucho algo de lo que pasa en sus clases, pero dejo que ella se desenvuelva, a menos que escuche que tiene algún problema, ahí me acerco, estoy pendiente.

¿Qué hacer si los hijos les dicen a los padres que quieren estar solos en sus clases?

Son señales de madurez, el sistema de madurez está activándose. Tampoco hay que ir al otro extremo de no supervisar nada, dejarlos a su suerte o peor, al cuidado de los hermanos mayores.