noticias-antioquia 19 septiembre, 2020



Faltan cuatro días para que el equinoccio de septiembre llegue a Ecuador. El Observatorio Astronómico de Quito de la Escuela Politécnica Nacional detalló que sucederá a las 08:30 del próximo martes 22 de septiembre del 2020.

En términos astronómicos, un equinoccio significa el paso de verano a otoño en el hemisferio norte y la transición de invierno a primavera en el hemisferio sur. Los polos, según la institución científica, experimentan el cambio más drástico, pues pasan de seis meses de luz a seis meses de oscuridad en el Polo Norte y viceversa en el Polo Sur. 

La palabra equinoccio procede del latín y se traduce a ‘noche igual’, que hace una referencia directa al día y la noche de cerca de 12 horas cada uno y que solamente ocurre en los dos eventos del año. El fenómeno sucede no solo en la Tierra, sino que lo experimentos todos los planetas que componen el Sistema Solar. 

El Observatorio Astronómico explica que el ecuador terrestre, es decir, la línea ecuatorial, no coincide con un plano imaginario conocido como ‘eclíptica’ y sobre el cual la Tierra ejecuta su movimiento de traslación alrededor del Sol. Lo que sucede en el equinoccio es precisamente su encuentro.

“La diferencia entre el ecuador terrestre y la eclíptica es consecuencia de que el eje sobre el cual gira la Tierra está inclinado un ángulo de aproximadamente 23”, explica la institución en un documento oficial. Esto quiere decir que, como consecuencia, la radiación solar no
siempre llega con la misma intensidad a toda la cara iluminada de la Tierra, sino que lo hará en menor o mayor cantidad a los hemisferios, dependiendo de la época. 
 
Para la cosmovisión indígena, el equinoccio es el protagonista de la celebración del Kolla Raymi. La festividad andina, además, al calendario agrícola y astronómico que construyeron los pueblos originarios, a partir de sus estudios sobre el movimiento del Sol y de la Luna y en el que también están el Mushuk Nina (21 de marzo), el Inti Raymi (21 de junio) y el Kapak Raymi (21 de diciembre).

Los rituales que se desarrollan durante el Kolla Raymi rinden tributo a la 
Madre Tierra, la Killa Mama (Madre Luna) y la Warmi (Mujer), que es la máxima representación de la fertilidad. La celebración también es un homenaje a la mujer indígena, pues en quichua, ‘kolla’ quiere decir princesa o reina.