noticias-antioquia 10 agosto, 2020



La decisión de la Universidad Nacional de extender la gratuidad en la matrícula al 63 por ciento de sus estudiantes en pregrado (unos 31.000 jóvenes) para el segundo semestre de este año ha sido aplaudida por muchos, pero deja ver los problemas financieros que arrastra desde hace años.

La institución utilizó 2.200 millones de pesos de sus propios recursos para ayudar a su población estudiantil, afectada por los efectos económicos de la pandemia.

(Lea también: Matrícula en universidades, a la baja desde antes de la pandemia)

La líder estudiantil Jennifer Pedraza destacó la iniciativa, pero dijo: “Esto agravaría el déficit presupuestal, que ya se duplicó en 2020”.

Si bien no se conoce el verdadero impacto de la pandemia en sus arcas, las dificultades financieras en la Nacional no son nuevas. Aunque los últimos años se presentó un alivio consecuencia de los acuerdos firmados tras las protestas estudiantiles de 2018, el establecimiento educativo ha insistido en que sigue siendo insuficiente.

Una carta que la institución envió al presidente Iván Duque, en la que se pidió una inyección de recursos por más de 77.000 millones de pesos, sostiene que “desde el 2012, el presupuesto asignado por el Estado no cubre los gastos de funcionamiento”.

(Lea también: Universidad Nacional amplía matrícula cero al 63 % de sus estudiantes)

Una mirada a documentos financieros publicados por la universidad revela que desde el año 2015 el balance entre ingresos, gastos y costos presenta pérdidas que superan por mucho los 100.000 millones anuales; incluso, en 2016 fueron de 223.000 millones.

Desde el 2017, el entonces rector Ignacio Mantilla advertía que dicho déficit “pondría en riesgo la sostenibilidad financiera de la institución y el cumplimiento de sus metas a mediano y largo plazo”.

En la misiva enviada hace unos días al Gobierno, la alma mater sostiene que necesita 44.585 millones solamente para cubrir la diferencia entre ingresos y gastos operativos de la actual vigencia. Harían falta otros 32.881 millones de gastos adicionales que se vio obligada a asumir en el marco de la actual pandemia.

(Lea también: Nivel socioeconómico determina la carrera que escogen universitarios)

En cuanto a los esfuerzos por lograr dar matrícula cero a todos los estudiantes, la institución dice no tener capacidad para aportar más porque, además de los recursos anunciados, garantiza la gratuidad para más de 13.000 alumnos con dineros que forman parte de su presupuesto.

Así mismo, el Gobierno ha insistido en haber hecho ya importantes aportes mediante los programas Generación E y Ser Pilo Paga, que cubren la formación de 2.474 personas, y el Fondo Solidario para la Educación, creado en la actual emergencia, del cual la Nacional recibió 5.200 millones.

REDACCIÓN EDUCACIÓN
En Twitter: @EducacionET