noticias-antioquia 8 agosto, 2020



La disminución en las matrículas universitarias no es un problema nuevo ni exclusivo de la pandemia. Por el contrario, desde 2016 el número de estudiantes que ingresan a la educación superior viene en constante reducción. En las condiciones actuales, analistas vaticinan un panorama poco alentador para este año.

Así lo deja ver un reciente informe del Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) de la Universidad Javeriana, el cual señala que incluso si no se hubiera presentado la emergencia por el covid-19, la cantidad de estudiantes nuevos en instituciones de educación superior se reduciría un 12 por ciento para el semestre 2020-2.

(Lea también: Nivel socioeconómico determina la carrera que escogen universitarios)

Pero con las dificultades económicas surgidas tras la llegada del virus, los investigadores hacen una proyección de un 25 por ciento menos alumnos, es decir, el impacto se duplicaría.

Así lo explicó Luz Karime Abadía, codirectora del LEE: “Los factores principales que explican esta disminución son el aumento significativo en el desempleo y la pérdida de ingresos de muchos hogares colombianos. Se requiere destinar mayores recursos para financiar la matrícula de los estudiantes, especialmente de aquellos con mayores restricciones financieras, para evitar que deserten del sistema educativo”.

(Lea también: Universidad Nacional amplía matrícula cero al 63 % de sus estudiantes)

El informe se basó en datos de años anteriores registrados por el Sistema Nacional de Información de la Educación Superior (Snies), los cuales reflejan una tendencia a la baja. Mientras que en 2016 hubo 952.988 estudiantes nuevos, en 2017 fueron 912.468 y en 2018, 843.767. Es decir, casi 100.000 menos jóvenes iniciaron su formación superior en dos años.

Si bien no se conocen las cifras oficiales de 2019, el viceministro de Educación Superior, Luis Fernando Pérez, le confirmó a EL TIEMPO que la tendencia fue la misma el año pasado y se espera que continúe en 2020:

“Nos encontramos cerrando el informe de 2019 y en este vamos a ver de nuevo una disminución. Con un revés económico tan fuerte como el que están viviendo las familias, vamos a sufrir un impacto en la educación superior que se verá reflejado en cifras que se conocerán el próximo año”.

(Lea también: Universidad dará curso de ciencia y filosofía basado en la serie Dark)

Esta baja en las matrículas de estudiantes nuevos viene de la mano con otro fenómeno: la deserción. De acuerdo con el viceministro, alrededor del 45 por ciento de los jóvenes que inician sus estudios superiores no culminan sus carreras.

Con un revés económico tan fuerte como el que están viviendo las familias, vamos a sufrir un impacto en la educación superior que se verá reflejado en cifras que se conocerán el próximo año

Para el analista Hernando Ballesteros, este tampoco es un fenómeno nuevo: “Año tras año escuchamos lo mismo: los niveles de permanencia apenas superan el 50 por ciento. De hecho, en 2018 pasamos por primera vez de un incremento constante en cantidad total de estudiantes en universidades a una disminución”.

Las cifras concretas son las siguientes: en 2018 hubo 2’408.041 alumnos (contando nuevos y antiguos), lo que representa una caída del 1,5 % con respecto a los 2’446.314 de 2017. Los números de 2019 todavía no están disponibles, pero se prevé un comportamiento similar, al igual que para 2020. Ballesteros manifiesta: “Con la pandemia hubo previsiones alarmistas de una deserción de entre el 25 y el 50 por ciento. Con todos los esfuerzos recientes de las universidades en materia de descuentos, el impacto real será menor, pero no dejará de ser mucho más elevado de lo habitual”.

(Lea también: Coronavirus: Descuentos en matrículas de las diez mejores del país)

De momento, el Ministerio de Educación trabaja con los rectores de las instituciones para recopilar los datos de matrícula del semestre 2020-2 y así determinar realmente cuál fue la reducción de estudiantes por culpa de la emergencia sanitaria y económica en este aspecto.

Ante este difícil panorama, el viceministro Pérez señala que se han hecho importantes esfuerzos para contrarrestar estas estadísticas: “Para eso es que tenemos iniciativas como Generación E, que ha servido para garantizar el acceso a la educación de miles de jóvenes. De igual manera arrancamos programas de permanencia, tratando de enfocar todos nuestros esfuerzos en cómo hacer que nuestros estudiantes continúen vinculados”.

MATEO CHACÓN ORDUZ
Redacción Educación
dancha@eltiempo.com

Otros temas que pueden interesarle: