noticias-antioquia 1 agosto, 2020



La portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Harris, dijo que el covid-19 se comporta como una gran ola y que no existe una influencia estacional, es decir que la enfermedad no se ve afectada por las estaciones como sí sucede con otros virus como el de la influenza.

El epidemiólogo, catedrático y médico tratante de pacientes diagnosticados con covid-19 en Ecuador, Byron Núñez, explicó que el concepto de estacional se refiere a que hay un grupo de enfermedades transmisibles que tienen que ver con las estaciones o climas. Las respiratorias predominantemente se relacionan con las estaciones frías.

En Ecuador -dijo Núñez- existe una problemática particular, ya que en el país se presentan características de las cuatro estaciones en dos épocas, una lluviosa y otra seca. “Las enfermedades estacionales que (en otros países) se dan solo en invierno, en Ecuador ocurren durante todo el año”.

Pese a que otros virus tienen una estrecha relación con la temperatura ambiental, el nuevo coronavirus no, indica el médico. “Se creyó que no iba a afectar al trópico, pero Guayaquil fue el ejemplo de la peor masacre y también Brasil”.

El concepto -dijo Núñez- ha llevado a que las vacunas se administren también de manera estacional. Pero el SARS-CoV-2 -explica- permanecerá en oleadas y picos durante todo el año, ya que no depende de la estación sino de la movilidad de las personas y la densidad poblacional. “En Estados Unidos empezó por abril y se dijo que ya pasó en New York, pero ahora el problema es California y Florida. En España, provincias pequeñas empiezan a tener brotes”.

El médico además señala que es importante tomar en cuenta que se habla de oleada a nivel mundial o de localidades grandes, pero en puntos específicos sí se puede hablar de picos. Por ejemplo, explica que si se habla del Distrito Metropolitano de Quito habría una oleada, pero si hay una concentración en los barrios o puntos críticos habría presencia de picos.

Se tenía la hipótesis -dice el epidemiólogo y salubrista Daniel Simancas- de que el virus regrese cada año como la influenza, pero eso deja de ser valedero, ya que no ha terminado la primera ola del virus. “Era una esperanza de los epidemiólogos que podamos tener un respiro en estos meses para prepararnos y que el virus regrese en la época estacional, pero vemos que en países como Brasil y Ecuador, pese a estar en verano, no ha bajado el número de contagios”.

Esta primera gran ola -señala Simancas- aún no está contenida, por lo que no se puede hablar de nuevas olas sino de una sola ola que se intenta aplanar y que va a tener varios picos. “Significa que habrá subidas y bajadas y que no desaparecerá, no se logrará que por algunos meses haya cero casos”.

La estrategia de las autoridades -opina el médico- debería ser que se trate de controlar esas subidas con confinamientos intermitentes para no colapsar los sistemas de salud, por ejemplo, intensificando medidas en los picos. Además -indica- se debe aplicar la selectividad y sectorización, considerando que hay zonas calientes o críticas en el país.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *