noticias-antioquia 11 julio, 2020



El ‘upcycling’ o suprarreciclaje, proceso con el cual artículos desechados se convierten en objetos nuevos, es adoptado por la moda como una solución frente al desperdicio textil. En Ecuador, las marcas Makiatto, Lula Kirei, Sublime y Katherine Andrade hacen reciclaje creativo.

“35% de los materiales es desechado antes de que el producto llegue al consumidor”, se lee en la web de la organización Common Objective. Mientras tanto, los consumidores son responsables del desecho de 39 millones de toneladas de prendas cada año.

Frente a esto, marcas como Maison Margiela y Viktor&Rolf han presentado colecciones en las que se usan retazos o reconstrucción de prendas de colecciones anteriores.

La crisis provocada por la pandemia ha reafirmado la necesidad de que las industrias giren hacia lo sustentable y sostenible. “La cuarentena nos cambió a todos, como personas y empresas”, dice la diseñadora de la marca de calzado Makiatto, Paulina Anda.

Makiatto lanzó este mes su línea Ecoshoes. Esta nació durante la emergencia sanitaria, cuando los proveedores estaban paralizados. En las prendas que ya no usaban sus familiares, la diseñadora encontró el material que necesitaba para la confección de zapatos de tela. Un par de jeans fue la primera donación.

Una vez superadas las pruebas de la producción, Anda supo que este método tenía que involucrar también a sus clientes. Por ello, ahora Makiatto recibe donaciones de ropa en buen estado y a cambio entrega un cupón de descuento.

La diseñadora Fernanda Salgado, con su marca Lula Kirei, ya hacía ‘upcycling’ con anterioridad en su línea de mezclilla. Con la emergencia sanitaria, Salgado se alió con la constructora de moda Paulina Andrade, para abarcar la renovación de prendas de temporadas más antiguas y la asesoría en estilismo.

Las prendas son hechas a la medida, por lo cual las interesadas deben contactarse con Salgado o Andrade a través de Instagram. Una vez que la diseñadora reciba la ropa, hará una propuesta de rediseño. Si esta es aceptada por el cliente, se iniciará la confección.

Sublime y Katherine Andrade hacen ‘upcycling’ con los materiales restantes en sus talleres. Por un lado María Gracia Lara, diseñadora de Sublime, realiza reciclaje creativo con las prendas que no vende por un tiempo prolongado.

“Es como armar un rompecabezas”, dice. Cuando el semáforo pasó a amarillo en Quito, Lara fue a su bodega y encontró tela almacenada y vestidos de algodón que se convertirán en ‘joggers’ y camisetas, respectivamente.

Katherine Andrade, por otro lado, crea junto a artesanos artículos de paja toquilla, joyas, accesorios y prendas. Evitar el desperdicio es uno de los ejes de la marca, por lo que busca nuevos usos para los materiales que no se utilizan. Por ejemplo, dice, hace poco lanzó una colección de carteras de paja toquilla y con lo restante hizo aretes. “Creo que la crisis que ahora atravesamos es un problema provocado por la falta de cuidado ambiental. Debemos poner nuestro granito de arena”, concluye.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *