noticias-antioquia 1 julio, 2020



Una de las grandes diferencias entre países desarrollados y aquellos que están en vías de desarrollo se encuentra en la capacidad de innovar. Y en Colombia, de acuerdo con el Índice Departamental de Innovación (IDIC), el puntaje promedio de los departamentos es de 30,32 sobre 100, es decir que la mayoría se encuentra en niveles de desempeño medio o medio bajo.

¿Cómo generar nuevas ideas, productos o servicios que impacten a la economía y a la sociedad? Esa es la pregunta que se hacen los gobiernos para definir sus políticas de innovación. Y en todos los planes hay una constante: contar con un recurso humano capacitado y con instituciones que promuevan la investigación de excelencia.

Desarrollar una mentalidad innovadora que permita cambiar lo conocido y convertirlo en algo mejor es el primer paso, y esa es una habilidad que un colegio colombiano está desarrollando con éxito, al punto que por tres años consecutivos sus alumnas han estado en los primeros puestos del concurso Mentes Brillantes: ideas innovadoras para el futuro de Colombia, de la Universidad Externado de Colombia.

(le puede interesar: 150 km en un día: la plaga de langostas que avanza por Suramérica)

Se trata del colegio Santa Francisca Romana, que desde hace cuatro años inició un programa para que las niñas complementen el pensamiento lógico con el pensamiento creativo a través de una pedagogía lúdica que les ha permitido reconocerse como personas creativas, entender qué pueden aportar y ser consistentes para llegar a un objetivo.

“Inn-Genius, más que ser una clase, es una experiencia de vida en la cual las estudiantes aprenden no solamente procesos de innovación, sino que adoptan un “chip” que les dura el resto de sus vidas. Las estudiantes adquieren una serie de competencias o habilidades blandas, tales como comunicación efectiva, creatividad, trabajo en equipo, resiliencia, entre otras, que aplican en el futuro de forma consciente en otras áreas académicas”, explica Juan Ramón González del Santa Francisca Romana.

El éxito de este programa radica, entre otros factores, en que crearon una clase disruptiva, con metodologías de avanzada, dictada por tres docentes simultáneamente, que han conformado un excelente equipo de trabajo. Además, desarrollan proyectos que involucran diversas áreas del conocimiento generando un pensamiento holístico y una aplicación transversal de habilidades.

Proyectos brillantes

El proceso inicia desde preescolar y se desarrolla durante toda la vida escolar. En grado noveno tiene una de sus pruebas de competencia de aprendizaje más importantes con el Pachas Tank, un espacio similar al Shark Tank, pero adaptado hacia lo pedagógico. Este año, participaron 23 grupos, integrados por las 67 alumnas, que tuvieron el reto de presentar y defender sus ideas en forma virtual. El jurado, integrado por expertos del mundo del emprendimiento, la academia, los startups y el mercadeo, evaluó cuatro aspectos: identificación clara de la oportunidad, propuesta de una idea clara innovadora, posibilidad de desarrollo y comunicación de forma clara y efectiva de la propuesta.

Para la jurado Angela Bernal, rectora de la Universidad Piloto, el Pachas Tank permite encontrar estudiantes y docentes trabajando alrededor de la innovación. “Las estudiantes fueron más allá, no solo hablaron de producto, sino de sus empaques y los estudios de mercado”, señaló.

Si bien en el Pachas Tank no hay ganadores, porque se trata de un proceso pedagógico, las alumnas del Santa Pacha de grado 10, se han medido frente a otros colegios en el concurso Mentes Brillantes, donde sus proyectos han mostrado los resultados del programa de innovación.

Desde que empezaron a participar, han ganado sistemáticamente este concurso de El Externado, con proyectos como un champú que no tiene envase, porque está empacado en cápsulas que se degradan en el momento mismo del uso, reduciendo los desechos de plástico; un pequeño filtro que cumple con las especificaciones médicas y fisiológicas, para ser colocado directamente en la nariz, evitando el uso de incómodas máscaras o tapabocas; una mezcla a partir de fluidos no newtonianos, que sirve como solución económica temporal para tapar huecos peligrosos de la calle y una innovación para las personas con lesiones en sus miembros inferiores a través del uso de un soporte de la pierna con un sistema hidráulico, que permite caminar con el pie en estado de “suspensión”, facilitando su desplazamiento y eliminando la manipulación de las muletas.

Inn-Genius ha demostrado la importancia de complementar el pensamiento lógico con el desarrollo de la creatividad, para promover una mente innovadora a edades tempranas y forjar una nueva generación que ayude al desarrollo del país.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *