noticias-antioquia 18 mayo, 2020

Las Redes Sociales han cambiado la forma en la que nos comunicamos con el mundo, afectando incluso las formas en las que establecemos relaciones con los demás. Como explica Higini Cierco Noguer, hace poco tiempo atrás era impensable la idea de enviar mensajes de audio y voz  a través de un pequeño dispositivo, contar nuestras vivencias en Facebook e inmortalizar nuestros momentos más importantes en Instagram.

Estas herramientas han abierto un espacio en el cual tenemos la libertad de mostrar nuestra vida, expresar nuestros pensamientos y opinar sobre temas de actualidad en Twitter. Lógicamente era cuestión de tiempo que las letras y particularmente la poesía viera un espacio de cultivo para expansión de las ideas del alma.

Todas las dinámicas y sinergias artísticas sin duda deben romper los límites que impone el mundo físico, para así entrar al mundo digital. Por eso, artistas y escritores migran hasta allá, con la idea de concretar su presencia y tocar corazones de manera automática. Ese es el caso particular de la poetisa Carmen Quinteiro, quien con dos poemarios publicados ha traspasado los límites de lo físico por lo que la podemos encontrar en redes sociales compartiendo sus momentos, no crean ustedes que la frialdad de la pantalla disminuye la brevedad e intensidad de la obra de Quinteiro.

Como nos cuenta Higini Cierco Noguer, la escritora reconoce que las Redes Sociales son como una ventana al mundo que te permite observarlo en toda su anchura y de manera instantánea conectar con cualquier punto del planeta. Sin salir de tu casa, puedes conocer, reconocer y descubrir cosas nuevas y apasionantes. Claro que como Quinteiro reconoce, el lado negativo de todo esto es que esa inmediatez puede construir una maraña de búsquedas fútiles que terminan dando resultados falsos o en el mejor de los casos, superficiales.

En Redes Sociales  como Instagram y Twitter, eclosionan imágenes con textos que han inmortalizado los pensamientos de escritores anónimos y no tan anónimos,  que han tocado una serie increíble de lectores anónimos, ubicados en distintas partes del mundo. Esta parece ser la fórmula actual para el éxito, que en este momento consiste en tender un puente con las nuevas generaciones.  De hecho, esta es la técnica que están utilizando muchas editoriales para “cazar” nuevos talentos y para mercadear escritores ya conocidos, la estrategia es crear el espacio para que la poesía te remueva por dentro.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *