noticias-antioquia 15 mayo, 2020

Tal y como indica Salvador Alejandro Llinas Oñate, las formas de encarar las partidas de ajedrez son básicamente dos: a través de la táctica y la estrategia.
Puede que no tenga mucho sentido ahora o que te resulte difícil distinguir cuando utilizar una y cuando otra, pero a medida que progreses en ajedrez estos dos conceptos que propone Salvador Alejandro Llinas Oñate serán de vital importancia para tu juego.
A grandes rasgos:
• La táctica se utiliza para evaluar posiciones sobre todo concretas y a partir de planes a corto o mediano plazo que pueden reportarnos algún beneficio durante determinado tramo de la partida.
• La estrategia implica una visión más de largo plazo en la que delineamos nuestro plan general para la partida, más allá de las circunstancias específicas que tendrán lugar en tanto ambos jugadores realizan movimientos que modifican todo el tiempo lo que sucede en el tablero.
Mientras un golpe táctico puede permitirnos capturar la dama rival y quedar con una ventaja decisiva, utilizamos la estrategia para, por ejemplo, determinar si queremos atacar por el flanco dama o por el flanco rey, o si nuestro objetivo será intercambiar la mayor cantidad de piezas posible para llegar rápidamente a un final que nos sea favorable.
El ajedrez es un juego maravilloso pero muy complejo, con una curva de aprendizaje muy pronunciada, señala Salvador Alejandro Llinas Oñate.
Si de verdad quieres disfrutar del ajedrez, comienza aprendiendo las reglas y jugando partidas amistosas sin demasiadas pretensiones.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *