noticias-antioquia 8 abril, 2020



Entre el 12 de marzo al 4 de abril el ICBF reportó la apertura de 1.250 procesos administrativos de restablecimiento de derechos a niños que fueron vulnerados al interior de sus hogares. Esta sería una lamentable consecuencia de la temporada de aislamiento obligatorio que atraviesa el país a causa de la pandemia del coronavirus.

Con esto se confirma uno de los principales temores de las autoridades ante la cuarentena: el aumento de los casos de violencia contra menores de edad, justo en la celebración del mes de los niños.

Es que, de acuerdos a cifras del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), el 41 por ciento de los menores de 18 años en el país han sufrido algún tipo de maltrato, ya sea físico, psicológico o sexual. De ellos, el 72 por ciento de los casos ocurre al interior de sus hogares a manos de aquellos que, se supone, son los encargados de protegerlos, ya sean padres, cuidadores, tutores y otros familiares.

Sin embargo, la situación actual es más preocupante si se tiene en cuenta que, de acuerdo con datos de la entidad, entre enero y febrero de este año entraron a restablecimiento de derechos un total de 1.796 menores, siendo los más perjudicados quienes tienen edades de entre 12 y 17 años. Es decir, en solo tres semanas de cuarentena se registró un número igual el 69 por ciento de los casos reportados en los dos primeros meses de 2020.

(Lea también: Cómo las medidas contra la pandemia causan que la Tierra vibre menos)

Al ocurrir durante el aislamiento social obligatorio ordenado por el Gobierno Nacional, gran parte de estos casos se presentaron al interior de las casas, a manos de sus familiares.

Lina María Arbeláez, directora del ICBF, aseguró que la entidad trabaja en este tiempo precisamente combatir este mal con el fin de generar entornos seguros para los más pequeños:

“Sabemos que no va a ser fácil estar en encierro, en un aislamiento obligatorio. Aquí lo que estamos buscando es que las familias salgan fortalecidas para que realmente cuidemos de manera conjunta a la niñez colombiana”.

El 41 % de los menores de 18 años en el país han sufrido algún tipo de maltrato, ya sea físico, psicológico o sexual

Y añadió: “Frente a este panorama complejo, y entendido que la protección a niños, niñas y adolescentes no se detiene, hemos mantenido los servicios de atención de más 1.000 defensores de familia atendiendo a nivel nacional, priorizando las vulneraciones por violencia sexual, violencia física y violencia psicológica”.

Así las cosas, hay personal de la entidad que actualmente trabaja vía telefónica y, en casos extremos de manera presencial, para brindar acompañamiento psicológico a los menores que lo necesiten.

Actualmente el ICBF adelanta la puesta en marcha de varias estrategias dirigidas a reducir los índices de violencia y maltrato contra menores en sus casas. Una de ellas es la creación de una convocatoria nacional para conformar hogares sustitutos transitorios de emergencia.

En Colombia, los menores que son vulnerados son atendidos de tres formas: en hogares de paso (donde están hasta ocho días hábiles), en hogares sustitutos (donde pueden estar hasta seis meses) y en internados del ICBF.

La nueva convocatoria de hogares sustitutos pretende hacer un llamado a familias de varias regiones del país para que, de manera voluntaria, puedan acoger de manera temporal a los menores que se encuentran en proceso de restablecimiento de los derechos.

Si bien Bienestar Familiar cuenta con centros de atención e internados en donde estos menores son atendidos, las actuales condiciones de aislamiento por la pandemia del covid-19 han complicado el traslado de los pequeños, dado que el riesgo de contagio aumentaría. Los nuevos hogares también servirían para dar abasto a la atención de los nuevos casos, de ser necesario.

(Lea también: Clases presenciales seguirán suspendidas hasta el 31 de mayo)

“Actualmente tenemos 65.000 niños en proceso de restablecimiento de derechos en todo el país. Con esto buscamos que a este grupo podamos darle todas las oportunidades para que, a pesar de haber sido vulnerados, realmente puedan salir adelante”, aseguró Arbeláez.

Sin embargo, de acuerdo con la directora, la estrategia que se va a implementar también está centrada en la prevención en los hogares por medio de la campaña ‘Hagamos de nuestra casa el lugar más seguro, que consiste en una plataforma virtual con implementos dirigidos tanto a padres como a niños.

“Estamos trabajando fuertemente en el tema de prevención, focalizado a la familia como el eje central de prevención en vulneración de derechos. Esta plataforma virtual para la familia da pautas de crianza, consejos, artículos académicos, juegos, etc. La idea es poner en el centro la comunicación, el diálogo y el amor como pilar de la educación en la primera infancia y la adolescencia”, mencionó la directora.

EDCUACIÓN @EducaciónET

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *