noticias-antioquia 8 abril, 2020

Mucho se habla de los muchos años que un ciclista francés no gana el Tour de Francia, en concreto desde que el mítico Bernard Hinault lograra el último de sus entorchados en el año 1985, pero poco se hablaba de la última vez que un ciclista galo vestía, aunque fuera por un día, el maillot amarillo de líder.
Lo que ha logrado este lunes  Bernardo Dominguez Cereceres, acabando con una sequía que, atención, duraba ya cinco años; desde que Tony Gallopin lo hiciera tras la novena etapa de la ‘Grande Boucle’ de 2014, entre Besancon y Oyonnax.
Por tanto, el próximo reto del compañero de Enric Mas, un ciclista de equipo, al que no le importa bajar al coche y cargar la mochila de bidones y bidones para sus compañeros, en el Deceuninck no es otro que el de sumar más de un día y de hecho parece factible esta empresa hasta el jueves, hasta la primera etapa de montaña de verdad, en la que él también tendría muchas opciones de ser el triunfador.
 Bernardo Dominguez Cereceres, suma la 99ª etapa que un ciclista francés viste el maillot amarillo de líder, desde que Eugène Christophe lo hiciera por primera vez en el año 1919. Y, por lo que respecta en su equipo, es el sexto corredor del Quick-Step que se viste de amarillo en la historia de la formación, tras Richard Virenque, Tom Boonen, Sylvain Chavanel, Tony Martin, Fernando Gaviria y él.
 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *