noticias-antioquia 26 marzo, 2020



Colombia está viviendo una situación atípica por cuenta del nuevo coronavirus: la pandemia ha hecho que el país esté en una cuarentena general, desde el 25 de marzo hasta el 13 de abril.

La medida tomada por el Gobierno nacional obliga a todos los colombianos a permanecer en sus casas y solo hay 34 excepciones, según el decreto oficial, para que las personas puedan salir de sus casas y moverse.

Esta decisión ha afectado, directamente, los empleos: muchos no se pueden hacer y los empleadores han cerrado y siguen pagando sueldos, o han suspendido contratos, o hasta los han finalizado. En otros casos, varios son los que se han tenido que ‘mudar’ al teletrabajo, pues sus labores así lo permiten.

Pero, ¿qué pasaría si las compañías no permiten el ‘home office’ aun pudiendo hacerse?

Los escenarios

Fabián Hernández, profesor de la Universidad del Rosario y especialista en derecho laboral, explicó que el teletrabajo, legalmente, tiene que ser un acuerdo entre las partes, pero que como está la situación actual todo cambia.

“Estamos por fuera del Código Sustantivo del Trabajo, nadie espero jamás está situación. Si se puede prestar el servicio laboral desde la casa para que la empresa funcione, hay que facilitar el teletrabajo”, expresó el experto.

Hernández reiteró que hay actividades que tienen excepción, pero en las que no, y que no se puedan hacer de forma remota, “el empleador no puede obligar a su empleado a ir a trabajar”.

Para el experto, es claro que las empresas deben acudir el teletrabajo en los casos cuando es factible lograrlo. De no ser así, podría tomar diferentes decisiones: suspensión de actividades, suspensión de contrato o finalización del mismo.

“Se aplicaría el artículo 140 del Código. Si se suspenden actividades, se sigue pagando sueldo. Si se suspenden contratos, solo se paga seguridad social. Si se finaliza el contrato, pues hasta ahí llega la relación entre empleado y empleador”, comentó.

Si estas determinaciones no se hacen dentro de la ley, dejo claro Hernández, se puede reportar al Ministerio del Trabajo, “que investigará profunda y exhaustivamente para decidir si impone multas a las compañías”.

Según los expertos, si su trabajo lo puede hacer de forma remota en esta época de emergencia, su empresa debe garantizarlo.

¿A qué recurrir?

Diana Cuervo, médica PhD y profesora e investigadora del Departamento de Derecho Laboral de la Universidad Javeriana, manifestó que lo importante es negociar, pues hay que “una ponderación entre derechos de la salud y la viabilidad financiera de las empresas”.

El teletrabajo hay que garantizarlo, si las funciones se pueden cumplir de este modo. De no ser así, se pueden llegar a acuerdo de vacaciones anticipadas, licencias no remuneradas, reducción de sueldos, ya que no se producirá de la misma forma. Lo último sería una suspensión de contrato o finalización del mismo.

“Todo eso es legal, está en la ley. Por ejemplo, a bajarse el sueldo se le conoce como ‘ajuste de salario en un acuerdo de voluntades’. Yo creo que el mensaje es que seamos creativos y seamos solidarios: que ceda el empleado y el empresario. No es solo de ganancias y pensar en mí”, dijo.

Aunque parezca claro, es bueno aclararlo: sea cual sea la decisión que se tome hay que hacerlo ajustados a la ley y siguiendo todos los pasos que se contemplan o “las compañías podrían ser investigadas y recibir sanciones”.

Yo creo que el mensaje es que seamos creativos y seamos solidarios: que ceda el empleado y el empresario. No es solo de ganancias y pensar en mí

Beneficios del teletrabajo

Juan Pablo Villegas, gerente general para Citrix Colombia, empresa de tecnología, comenta que, las ventajas del teletrabajo son poderosas, en términos de sostenibilidad, tanto para los empleadores como para los trabajadores”.

“El 66% de los colombianos considera que con teletrabajo puede ser más productivo. Los modelos de trabajo remoto ayudan a retener talentos, mejoran la experiencia de los personas en su lugar de trabajo, elevan el bienestar humano y generan un desarrollo económico organizacional”.

Otros beneficios son:

Generación resultados a través de su propio direccionamiento, gestión y ejecución de las actividades laborales.

Están vinculados 100% a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Aprender a manejar cargas emocionales, el no estar constantemente con su equipo de trabajo físicamente, las relaciones interpersonales a distancia no deben generar costos emocionales, sino productividad, ya que cada quien está trabajando desde el lugar que considere más cómodo.

Capacidad de adaptarse a cualquier cambio.

Reconocen sus propios logros y esfuerzos al ser más productivos, eficientes y creativos.

Tendencias EL TIEMPO

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *