noticias-antioquia 23 octubre, 2019



Si alguien en casa, especialmente los más jóvenes, pronuncia de repente palabras como ‘güey’, ‘pinche’, ‘apapachar’ o ‘chido’ en la casa, lo más seguro es que está bajo el poderoso influjo de los ‘influencers’ de México.

Ese país siempre ha sido tierra de artistas y un exportador de celebridades. Si antes las radionovelas, las telenovelas y el cine eran el escenario de los famosos, hoy también lo son las redes sociales.

Luisito Comunica, cuyo nombre real es Luis Arturo Villar, es el nombre más paradigmático de los ‘influencers’ mexicanos gracias a sus videos de viajes por el mundo. En YouTube tiene 27,2 millones de fans, mientras que en Instagram alcanza los 15 millones, seguidores fieles de las ocurrencias de este poblano.

Luisito Comunica jamás fue un famoso de los medios, pero sacó provecho de sus estudios de Comunicación y de su primer fracaso filmando tutoriales para piano. Su experiencia en el equipo de ‘NoMeRevientes’ le permitió adquirir las herramientas para luego triunfar con sus ‘vlogs’ turísticos.

En este año se ha registrado el despegue de varios ‘influencers’. A diferencia de Luisito Comunica, se trata de gente que proviene del mundo del espectáculo y que ha aprendido a conectarse con las masas de América Latina en las diversas plataformas.

Un fenómeno particular es el de las actrices de la telenovela juvenil ‘Rebelde’ (2004-2006), que dio paso a un exitoso grupo pop llamado RBD, desarmado en el 2008.

La más popular es Maite Perroni (Ciudad de México, 1983), con 6,3 millones de seguidores en Instagram y que protagonizó la serie ‘El Juego de las Llaves’ e hizo una colaboración musical con Cali y El Dandee en 2017.

Otra de las integrantes de RBD, Dulce María (Ciudad de México, 1985), con 6,2 millones de seguidores en Instagram y que aún está en las revistas.

Los comediantes tienen lo suyo. Mario Aguilar (Tijuana, 1995) tiene 13 millones de seguidores en Facebook, seis millones en YouTube y cuatro millones en Instagram, gracias a sus parodias. Sí, es más popular que comediantes consolidados como Franco Escamilla, nacido en 1981.

Los ‘influencers’ también se mueven en sectores menos faranduleros, como es el caso de Victoria Volkova (Querétaro, 1992), una de las portavoces de la lucha LGBT en la región.

En otros países, por supuesto, hay ‘influencers’ que son vistos en el continente; pero los mexicanos, con sus personalidades y canales, llevan la delantera de este ‘boom’.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *