noticias-antioquia 13 septiembre, 2019



En ‘Inside Out’, su libro autobiográfico, la exitosa actriz Demi Moore se sincera sobre algunos de los problemas que ha enfrentado en su vida. Relata, entre otras cosas, algo que no se conocía hasta ahora.  Al inicio de su relación con Ashton Kutcher, la intérprete sufrió un aborto. 

Moore ‘bajó la guardia’ en una entrevista con el medio estadounidense The New York Times, en la que dio algunos adelantos de lo que será su libro, que saldrá a la venta el próximo 24 de septiembre del 2019.  Contó que estaba esperando una niña y que llevaba seis meses de embarazo cuando sufrió el aborto, pues había empezado a beber alcohol. 

No era la primera vez que la estrella de ‘Ghost’ enfrentaba problemas de alcoholismo. Y la actriz reconoció que se culpa por haber perdido a su hija, a quien iba a llamar Chaplin Ray y que fue concebida pocos meses después de que Moore y Kutcher iniciaran su relación. 

La pareja se casó en el año 2005 y, según reconoció la actriz en la entrevista con el Times, buscaron tratamientos de fertilidad para poder concebir nuevamente un hijo, “pero sus problemas con la bebida se empeoraron y empezó a abusar de la hidrocodona, todo antes de enterarse de que Kutcher la había engañado”, dice el medio. 

Kutcher y Moore se separaron en el 2011 y se divorciaron dos años después. En el 2012, la actriz sufrió de una convulsión tras fumar canabis sintético e inhalar óxido nitroso. Por sus problemas con las drogas y el alcohol se separó de sus hijas- producto de su matrimonio anterior con Bruce Willis-. Ese fue el año en el que firmó un contrato para publicar sus memorias. 

“No tenía carrera, ni relación”, recuerda. Luego su salud empezó a deteriorarse y empezó a experimentar problemas autoinmunes y digestivos de los que no quiso hablar en la entrevista con el Times. Sin embargo, reconoció que sus órganos empezaron a fallar poco a poco. 

Entonces la actriz se ingresó en un centro de rehabilitación, acudió a médicos para mejorar su salud y se reconcilió con sus hijas. Ahora, dice, escribir sus memorias resultó “curativo” y reconoce que “ya no hay nada que tenga que esconder o proteger”. 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *