noticias-antioquia 12 septiembre, 2019



Además de representar a Chile en los Oscar en la categoría de mejor película internacional y competir en los Goya a mejor película iberoamericana, la película ‘Araña’ de Andrés Wood participará en el 67º Festival de Cine de San Sebastián (norte de España) junto a otros ocho filmes y un cortometraje chilenos.

Wood, que ya se alzó en 2009 con el Goya a la mejor película hispanoamericana -como se denominaba antes el galardón-, competirá en el festival vasco en un año en el que la presencia de su país es notoria con la historia de un ex miembro de un grupo paramilitar chileno de ideología fascista que intenta derrocar al Gobierno de los 70.

Este drama sobre la dictadura chilena aterriza en la sección Horizontes Latinos junto a ‘El príncipe’, de Sebastián Muñoz, que también se traslada a los 70 para contar la pasión y la violencia de un veinteañero narcisista, y la ‘Cordillera de los sueños’ del repetidor en el Zinemaldia Patricio Guzmán, una reivindicación de la importancia de Los Andes para Chile.

A la Sección Oficial llegará ‘Vendrá la muerte y tendrá tus ojos’ de José Luis Torres Leiva sobre cómo la enfermedad inminente repercute en la vida de dos mujeres mayores.

‘Ema’, la última cinta de Pablo Larraín con Gael García Bernal a la cabeza se presentará en la sección Perlas, para los largometrajes inéditos en España que llevan avalados por la crítica o con premios internacionales, a la par que la historia de una familia que queda prisionera en una isla deshabitada, ‘Algunas bestias’, de Jorge Riquelme, que compite en el apartado de Nuevos directores.

A Zabaltegi – Tabakalera, la sección más libres del festival, sin normas de estilo o tiempo, llegará ‘Shatki’, de Martin Rejtman, una narración sobre el redescubrimiento de la vida de un divorciado, mientras Thomas Woodroffe se presentará con el corto ‘Fiebre Austral’ en la sección para estudiantes de cine Nest Film Students.

Por último, llegarán al foro de coproducción Europa-América Latina ‘El Cardenal’, de Benjamín Ávila, y ‘Amor es el monstruo’, de Neto Villalobos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *